miércoles, marzo 26, 2008

TRILOGÍA FANTÁSTICA - III. La torre de las mil mentiras



Mucho, mucho tiempo atrás, en los confines del nacimiento de la era de los hombres, un poderoso hechicero consiguió encerrar todas las mentiras del mundo dentro de una alta torre. En cada uno de sus pisos encerró a una de ellas, y así la torre creció y creció para confinar todas las mentiras que azotaban a la humanidad. Y así en el principio del mundo no hubo mentiras, y la humanidad vivió feliz durante mil días y mil noches. Hasta que un aciago día, el hechicero se descuidó y dejó abierta una de las puertas, por la que escapó una mentira. Lleno de rabia, el poderoso mago selló mediante conjuros las puertas restantes para que no escapase ni una mentira más, protegiendo así a la humanidad y asegurando que una sola mentira no podría hacer ningún daño. Aquella fue la mayor de las mentiras.

1 comentario:

  1. Quizás por eso ahora hay tantas torres que rascan el cielo...

    ResponderEliminar