viernes, abril 04, 2008

A vuelapluma


El pato se quitó los calcetines y levantó una ceja. Se le había hecho tarde y ya estaba cansado de dar de comer a las piedras, así que dobló la maleta y prosiguió deambulando por la ladera en pos de su propia sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario