martes, septiembre 01, 2009

Diálocura amaneciendo III (the unscribable deceiver)


- ¡Alto en nombre de la ley!... queda usted detenido, caballero.

- ¿Detenido? ¿Por qué?

- Porque ha roto usted esta mampara.

- ¿Y qué pasa? ¿Acaso no mampara la ley?

- Aquí no: estamos en las Bahamas.

- Ya veo, y usted cada vez bahamás, ¿no?

- Se cree muy listo, por lo quevedo.

- Gran escritor, ¡pardiez!

- Ni pardiez ni par once, usted se viene para comisaría ahora mismo.

- ¿Y eso comisería?...¡venga hombre! deme usted cuartelillo...

- Pues eso le voy a dar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario