miércoles, abril 14, 2010

Impescado

Tras tirar del hilo y descubrir que estaba roto, el pescador puso un nuevo anzuelo en su caña, colocó otra vez el cebo y volvió a probar suerte. Bajo el agua, el pez tijera no paraba de reír.

7 comentarios:

  1. Jajaja, bien, bien, buena idea, me gustó.

    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen blog! Te invito a visitar el mío!

    www.legosargentina.blogspot.com

    Muchas gracias!

    Tambien estamos en Facebook, hacete fan de Legos Argentina

    ResponderEliminar
  3. Los hombres no tienen nada que hacer ante los peces tijera, los peces martillo y los peces espada.
    Salut

    ResponderEliminar
  4. jaja,ésta si es Dios.. Felicidades!

    ResponderEliminar
  5. Ja ja! creo que todos reimos con el pez tijera. Me has sacado una sonrisa en una tarde sombría.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, agrada poder compartir estas ideas y ver que no caen en saco roto :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar