jueves, septiembre 16, 2010

Ex-calibur

Arturo sacó la espada de la piedra, contempló las miradas de admiración y esperanza a su alrededor, y la volvió a dejar donde estaba. Demasiada responsabilidad para un lunes.

5 comentarios:

  1. Muy bueno. Incluso sin las últimas tres palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó esta historia de Ex-calibur, y eso que para mí Arturo y compañía no son de fiar.
    Salut

    ResponderEliminar
  3. Excelente como siempre... Ya extrañaba las microficciones.

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:41 a. m.

    Ojalá y veas esto a tiempo, un concurso de minificción donde además pagan


    http://www.cazadeletras.unam.mx/convocatoria.html

    ResponderEliminar