viernes, febrero 17, 2017

SIETE VIDAS CORTAS: VIDA 7



El fuego arrasaba los árboles. Los animales huían sin rumbo aturdidos por la voracidad de aquel furioso y despiadado enemigo. Aquellos hombres acababan de perder su refugio y su principal fuente de comida. La noche se volvió roja y centelleante, el asombro y el temor provocados por las llamas despertaban en sus mentes algo nuevo y extraño…algunos lloraban. De pronto, la lluvia hizo acto de presencia, una cortina de incesante agua enfrió la pasión de aquel coloso ígneo, agotando su fuerza hasta más allá de las ascuas. Contempló el pequeño arroyuelo que parió la lluvia y miró su efecto sobre el fuego. Entonces lo entendió. Sonrió, inspiró y besó el agua antes de morir.

sábado, febrero 11, 2017

SIETE VIDAS CORTAS: VIDA 6



La cueva en la que nació era oscura y profunda, excrementos y restos animales cubrían los rincones con un hedor acre y seco. Las pieles yacían amontonadas sobre madera y brezo, aislando los cuerpos de la humedad y el frío de la roca. El anciano de la tribu contaba a los jóvenes el secreto del fuego y la lanza, de la flecha y el arco, mientras trazaba sobre la lisa pared líneas ondulantes y figuras esquemáticas. Le enseñaron a cazar, a correr y a subir a un árbol ante el peligro. Pero un día cayó al río y descubrió que nadie le había enseñado lo que había que hacer para no hundirse.

miércoles, febrero 08, 2017

SIETE VIDAS CORTAS: VIDA 5


Como hijo del jefe de los montañeses, tenía el privilegio de ser instruido en la caza por los mejores y más expertos rastreadores del clan. Creció y se convirtió en líder, y ambicionó ser el primero en cazar un gran lanudo. Cumplió su sueño antes de lo esperado. Muchos más cayeron bajo su lanza, pero nunca imaginó que aquella herida fortuita en el pie acabara con su vida sin piedad. Ningún ser conocido pudo derrotarle jamás, lo hizo uno al que jamás podría ver.