miércoles, abril 07, 2010

Hoy no como

Trabajó, trabajó y trabajó y al final consiguió construir una torre que tocaba el cielo y hacía palidecer a las más altas montañas, pero no le quedaron fuerzas para subir hasta la cúspide y contemplar todo lo que había dejado atrás, porque en el camino no sólo dejó su salud y su fuerza, sino todo lo demás.

5 comentarios:

  1. La Ironía de la vida, esta lindo lo que has escrito, en esta etapa de mi vida asi me siento. Trabajo y trabajo y con un duelo no resuelto.

    ResponderEliminar
  2. Como Nimrod... El cazador de hombres

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto. Esto me enseña que existen ciertas que cosas que creemos que valen la pena, y que como tal luchamos por conseguirlas, damos hasta nuestro último aliento, y una vez que las conseguimos, por los medios que sea, nos damos cuenta que es más lo que perdimos que lo que ganamos. Y lo triste de todo es que a veces ya no se puede dar marcha atrás.

    ResponderEliminar
  4. Al menos espero que no fuera el Wolrd T. C.
    Salut

    ResponderEliminar
  5. Melodía9:10 p. m.

    Un mal común en las sociedades desarrolladas vivir para trabajar y no tener tiempo ni para respirar, función necesaria para seguir en este mundo.

    ResponderEliminar